de Jorge Eines y
  Jose Ramón Fernandez

con 

Claudio Garófalo y Lucas Ranzani

Dir. Jorge Eines

 

 Buenos Aires - Madrid - Barcelona - Zaragoza - Valencia - Medellin - Rosario - Santa Fe 

Carmen del Viboral - Marinilla - Bello - Casilda - Carcaraña - Galvez

 

Captura de Pantalla 2019-12-23 a la(s) 1

CRITICA
Por Angel Cappa


LA PELOTA COMO EL VERDADERO AMOR


Lo primero es el amor a la pelota. Después viene todo lo demás. En esta relación intima con la pelota se genera el amor al futbol. No conozco ningún crack, ni siquiera ningún buen jugador de futbol que no este perdidamente enamorado de la pelota.
La pelota es el puente que una a la vida a tantos pibes de barrio que no encuentran otra manera de ser, entre otras cosas por que estan destinados a ser para otros. Y la pelota los libera de esa injusticia y les acerca el orgullo que le niegan, y el respeto propio y ajeno.
Y el resultado? Preguntan los pragmáticos. “A mi que me importa” contesta el Trinche Carlovich en la vida y en la obra de Jorge Eines y Jose Ramon Fernandez, que tan bien transmite ese sentimiento contracultural del idolo rosarino.
El Trinche se rie de los resultados porque a nadie en Rosario la importa un comino que ese jugador que tanto admiran haya ganado nunca nada. Ni siquiera haya jugado en primera división. Lo admiran y lo quieren por que jugaba muy bien. Por el juego, que es lo realmente importante.
Claudio Garófalo que lo interpreta, lo representa tal cual era y es. Aparentemente indiferente al éxito, cuando lo que verdaderamente esta cuestionando es el criterio de éxito predominante en la sociedad.
Vale el que gana nos dicen, y el trinche nos demuestra que gana el que juega, el que respeta ese juego que forma parte de la vida de tanta gente.
Y no es facil dejarlo claro en una obra de teatro, sin caer en lo panfletario. Pero Eines lo consigue a partir del trabajo de otro actor formidable, Lucas Ranzani, que es el periodista que trata de hacerle una entrevista. Y le va sacando al Trinche ficticio lo que piensa el Trinche real.
La obra emociona desde el principio hasta el final, como los buenos partidos de futbol. Y todos terminamos admirando también aunque no lo hayamos visto jugar, a ese hombre tan lejos de lo establecido y tan cerca de la verdad.
El Trinche Carlovich, sin ganar nada, le gano a todos los ganadores porque nadie llego tan profundamente al corazón del futbol como él. Y nadie, como él, gano el cariño de los futboleros, para siempre.
“El mejor futbolista del mundo” se titula esta obra de teatro tan lograda, tan futbolera y tan digna del Trinche.
FOTO: Juan Carlos Torres (recortes Cero) Angel Cappa, Jorge Eines, Lorena Gonzales (diario Marca) después de la función en Madrid

Pagina 12

Se podrá hacer con la excusa del Trinche una obra que hable de la esencia del fútbol, del juego, de los factores de poder que lo envuelven? ¿Se podrá jugar sobre el escenario con la frescura con la que se supone que lo hacía el Trinche? ¿Se podrá meter en el mismo equipo a Baruch Spinoza y Rojitas, a Menotti y a Kant, a Borges, Giácomo Puccini, Lacan, los Beatles y al Trinche Carlovich? ¿Se puede hacer girar el amor, la muerte, el suicidio, el alcohol y la vida misma en torno del pique de la pelota?

por

Juan Jose Panno

CRITICA

Critica de Roberto Schneider

diario El Litoral de Santa Fe

Obra superlativa en la Sala Marechal

La potencia del arte

 

 

Hay en escena dos actores que ofician el milagro de la transmutación. Con sus comprometidas y entrañables interpretaciones destierran por momentos el dominio de la palabra y con el fluir de los silencios, la intensidad de los gestos o la hondura de sus trabajos convierten el texto en vida, en carnalidad mensurable, tangible, en teatro.

Please reload

CRITICA

Critica de Miguel Passarini

Diario El Ciudadano

Rosario

“El Trinche”, una gambeta a la emoción

Jorge Eines dirige a los talentosos Claudio Garófalo y Lucas Ranzani en “El mejor futbolista del mundo”, una obra teatral que se presenta en La Comedia, y que metaforiza el universo del eterno ídolo de Central Córdoba  

Please reload

CRITICA

ESCENARIO: Critica 

Diario LA CAPITAL

Rosario

Pase de gol para el mejor futbolista de la historia

Dirigida por Jorge Eines, se montó en la comedia "El trinche", una obra sobre Tomás Carlovich.

Garófalo se luce al cantar música lírica, encarnando a un tipo común que pesca libros, ensimismado, casi huraño y al que le pesan los honores que se le han conferido.

Please reload

EL SER CRITICO

Desde una ética a contrapelo de lo posmoderno donde el deseo fluctúa y se desliza por canales no convergentes en la homogeneidad de la enajenación del discurso capitalista, el trinche Carlovich asume en la autenticidad de su decisión ante lo político cultural su singularidad en el devenir de lo cotidiano de su vida de ex futbolista. 
En el intento vano por organizar un partido despedida, el mito de quien pudo haber sido el mejor futbolista del mundo y evitó serlo va gambeteando en el transcurrir los embates que la posición dominante del deber ser en el lenguaje del Otro lo implican en sus elecciones subjetivas. 
El éxito, el fracaso, y el resultado, el juego en sí, la nota periodística estereotipada, el silencio, la significación vanidosa, la muerte, el dinero como amo son supuestos por donde se tamizará la dignidad de quien supo no ceder ante su deseo y la significación gozante del vivir en la tensión que la muerte soporta en el vacío existencial: hacer el mejor no gol del mundo se constituye en una contraexperiencia de la mercancía que lo redime de su valor utilitario y de su valor de cambio en el estatuto de las cosas de la sociedad posmoderna.

MIRANDO TEATRO

Puede acaso llegar a interesarle la historia de un futbolista a alguien que no sigue el fútbol? Y si ese futbolista no fuera actual? y si ademas no hubiera jugado en la selección? y si nunca hubiera sido tapa de revistas? y si nunca hubiera participado de un conflicto? y si nunca hubiera sido nombrado por alguna botinera?

Este es el caso de el Trinche, una genial obra que merece ser vista, no solo por las actuaciones, sino también por la forma de ser contada.
Una suerte de futbolista que amo al fútbol como deporte pero no como modo de llegar a la fama. Un viaje directo hacia la pasión, pero sin parar en la estación cholulaje.
Un ejemplo de lo que no hay que hacer si se desea ser un profesional, pero un ejemplo de lo que hizo el trinche, por amar al fútbol.
Y si con el paralelismo del fútbol, pudiéramos vernos a nosotros mismos y preguntarnos para que hacemos lo que hacemos?
Una obra incomoda y divertida. Donde se mezcla la pasión con la filosofía de la vida. El disfrute del para que estamos vivos.
Una obra donde por un momento nos obligamos a parar la pelota y mirar un poco el juego, pensar y elegir para donde correr según nuestros propios deseos y no el de los demás.
Entender que" as camisetas son de distinto color para no confundirse y saber a quién hay que pasarle la pelota".

Claudio Garófalo intepreta al Trinche y Lucas Ranzani al periodista en un montaje excelente y cuyo diálogo resulta tan interesante que algunos fragmentos se recogen en cursiva en esta crónica basada en la representación del 17 de febrero en el Centro Cívico Cotxeres Borrell.

El Pais 

(Barcelona)
por Ramon Besa
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now